Triángulo de la Seguridad


NEUMÁTICOS, AMORTIGUADORES, FRENOS: LOS 3 PILARES DE TU SEGURIDAD EN CARRETERA.



El neumático no puede garantizar tu seguridad al volante... Con los amortiguadores y los frenos, forma parte de un conjunto de elementos técnicos que funcionan de forma complementaria: a esto se le llama el "triángulo de seguridad".

Si uno sólo de estos elementos falla, los otros dos ya no cumplen adecuadamente con su papel y la conducción se vuelve peligrosa para el conductor y los pasajeros.

Cuando uno de estos elementos falla:

1.- Neumáticos en mal estado Aumenta el riesgo en carretera mojada, mal comportamiento en carretera (aquaplanning) y se alarga la distancia de frenado.
2.- Fallos en el frenado Riesgo de derrape (diferencias de frenado entre las ruedas) y se alarga la distancia de frenado.
3.- Amortiguadores en mal estado Pérdida de adherencia, se degrada el comportamiento en carretera y se alarga la distancia de frenado.

¿CÓMO SE INTERRELACIONAN ESTOS 3 ELEMENTOS?
Esta escena de frenado frente a un obstáculo inesperado, detalla los roles complementarios de los neumáticos, de los amortiguadores y del sistema de frenado.
1º FRENOS: El sistema de frenado (discos, pastillas, tambores) entra en acción y detiene rápidamente las ruedas.
2º AMORTIGUADORES: Se frenan las ruedas, pero la energía del vehículo continúa llevándolo hacia delante. El amortiguador ejerce su rol de forma completa en ese momento, al absorber una parte de esta energía y actuando de forma que los neumáticos permanezcan en contacto con el suelo.
3º NEUMÁTICOS: El neumático, pegado a la carretera por el amortiguador, utiliza la complejidad técnica de su goma y de sus relieves para absorber el resto de la energía y detener completamente el coche.